Saltar al contenido
Instituto Movimiento y Salud

Aprender chikung de forma autodidacta

12 enero, 2024

El Chi Kung o Qigong es una antigua práctica china que busca equilibrar la energía vital (chi o qi) mediante movimientos suaves y técnicas de respiración. Lo ideal es aprenderlo de la guía de un maestro pero por supuesto puedes dar tus primeros pasos de manera autodidacta con paciencia y enfoque. Aquí se explorarán pasos fundamentales, precauciones y beneficios de abrazar el Chi Kung de forma independiente.

mujer aprendiendo taichi y chikung online

Investigación Preliminar:

Comienza tu viaje explorando fuentes confiables que encuentres en internet y libros especializados. La comprensión de los fundamentos del Chi Kung, su historia y sus variados estilos proporcionará una base sólida. Aprovecha la riqueza de recursos disponibles para obtener información detallada sobre los principios y técnicas esenciales.

Movimientos Básicos y Técnicas de Respiración:

Inicia tu práctica con movimientos básicos y técnicas de respiración. Comienza con posturas sencillas, como la «postura del árbol» y avanza gradualmente a movimientos más complejos. La coordinación de estos con la respiración profunda es clave para liberar el flujo de energía vital. Utiliza recursos visuales, como videos instructivos, para perfeccionar tu técnica y comprender la fluidez de los movimientos. Procura buscar tutoriales que incluyan explicaciones, no sólo la demostración de los movimientos.

Establece una Rutina Diaria:

La consistencia es esencial en la práctica del Chi Kung. Establece una rutina diaria para cultivar el hábito y experimentar sus beneficios a largo plazo. La práctica regular permite que el cuerpo y la mente se sincronicen con los principios fundamentales del Chi Kung, mejorando gradualmente la fuerza interna y la vitalidad. Además… ¡La práctica hace al maestro!

Conexión Mente-Cuerpo:

El Chi Kung se centra en la conexión mente-cuerpo. Practica la conciencia plena durante cada movimiento, centrándote en la respiración y permitiendo que la mente se calme. La atención plena aumenta la eficacia de la práctica, mejorando el equilibrio emocional y la concentración.

Exploración Personalizada:

Aprovecha la libertad de explorar tu propia práctica personalizada. Si bien es beneficioso aprender de instructores experimentados, la autodidaxia permite adaptar la práctica según tus necesidades específicas. Escucha tu cuerpo y ajusta la intensidad y la duración de la práctica según tu nivel de comodidad y capacidad física.

Recursos Visuales y Grabación de Sesiones:

La tecnología va a ser tu mejor aliada en el aprendizaje autodidacta. Los libros nos ayudan a los conceptos teóricos, pero a través de vídeos puedes entender los movimientos. Utiliza recursos visuales para comprender los detalles de cada postura y transición. Graba tus sesiones para revisar y corregir posturas o identificar áreas de mejora. Ver tu propia ejecución en vídeo te ayudará a perfeccionar tu técnica a lo largo del tiempo.

Precauciones y Autocuidado:

Si bien el Chi Kung es generalmente seguro, es crucial practicarlo con cuidado y autoconciencia. Escucha las señales de tu cuerpo y evita forzar posiciones incómodas. Consulta con un profesional de la salud si tienes preocupaciones médicas antes de comenzar una rutina de Chi Kung, especialmente si tienes lesiones preexistentes.

Recuerda: ¡No debes realizar nada que te produzca malestar o molestias!

Beneficios para la Salud:

La práctica regular del Chi Kung ha demostrado numerosos beneficios para la salud. Desde la mejora de la circulación sanguínea y la flexibilidad hasta la reducción del estrés y la ansiedad, los practicantes experimentan un bienestar integral. La autodidaxia te permite adaptar la práctica según tus objetivos de salud específicos.

La Filosofía del Chi Kung:

Sumérgete en la filosofía del Chi Kung para comprender sus raíces en la medicina tradicional china y su enfoque holístico hacia la salud. Explora textos clásicos y modernos que profundicen en la conexión entre el chi, la mente y el cuerpo, proporcionando una perspectiva más profunda sobre la práctica.

Comunidad en Línea y Retroalimentación Externa:

Aunque estás aprendiendo de manera autodidacta, no subestimes el valor de la comunidad en línea. Únete a grupos o foros donde puedas compartir tus experiencias, hacer preguntas y recibir retroalimentación de practicantes más experimentados. La interacción con otros puede enriquecer tu viaje y proporcionar nuevas perspectivas.

La Paciencia como Virtud:

El Chi Kung es una práctica que se desarrolla con el tiempo. Cultiva la paciencia y abraza el proceso de aprendizaje. A medida que te sumerges en la práctica autodidacta, descubrirás capas más profundas de comprensión y experimentarás los beneficios a medida que avanzas.

Conclusión:

Aprender Chi Kung de forma autodidacta es un viaje personal que requiere dedicación y enfoque. Desde la investigación inicial hasta la práctica consistente, cada paso contribuye a una experiencia enriquecedora. Aprovecha los recursos disponibles, mantén una mente abierta y abraza el poder transformador del Chi Kung en tu búsqueda de equilibrio y vitalidad.

Si quieres aprender chikung por tu cuenta, te recomiendo este tutorial de Youtube en el que podrás encontrar todos los detalles para aprender tu primera rutina:

O si lo prefieres, puedes elegir uno de los cursos que te ofrezco en nuestra escuela online